fbpx

¡NO! ¡TÚ NO! ¡MAMÁaaa….!

Como padre me ha pasado en más de una ocasión, que mi hija ha mostrado predilección por su madre, ante una propuesta mía o ante mi simple presencia, negándose a estar conmigo y eligiendo querer estar con mamá.

En esos momentos se muestra firme, decidida y, a veces, por esa manera de comunicarlo, yo sentía un ”rechazo”, una falta de empatía… Me parecía que tenía poco tacto o poco cuidado o que sus maneras eran poco agradables hacia mí… ¿te ha pasado esto a ti o a tu pareja?

Momentos en los que he querido pasar un rato con mi hija, o ayudarla en algo o acompañarla para lavarse los dientes, o ponerse el pijama… ¡o jugar! E independientemente de la propuesta, su respuesta era: «¡¡¡¡Noooooo, tú no.. MAMAAAA!!!»

En esos momentos, me sentía incómodo, agredido, violentado, RECHAZADO. Aunque a veces no fuera capaz de darme cuenta en el momento, ahora soy capaz de reconocer que todas estas emociones que sentía tienen mucho que ver con mi historia personal.

De pequeño mis padres se separaron y no volví a ver a mi padre nunca más. Detrás de una coraza que había inventado durante años para protegerme, estaba la fragilidad del abandono, del rechazo.

Y con estas acciones mi hija me la volvía a despertar, «¿No me quiere?», «¿no me necesita?» me preguntaba. Nada de eso. Ella estaba eligiendo, era su modo de decirme que estaba necesitando pasar ese momento con su madre.

"En vez de tomarnos la conducta de los niños como algo personal, conviene entender que, cuando tienen una pataleta, no están pensando en nosotros, sino solo en sí mismos"
Shefali Tsabary

Nuestros hijos no rechazan a nadie, ELIGEN. Y cuando son pequeños no tienen los argumentos, las palabras empáticas para comunicar su elección de manera que tengan en cuenta a todas las personas. Solo manifiestan su intención, su decisión, su apetencia o a su necesidad y lo hacen de todo corazón, con todo su ser, con toda su energía.

Cuando fui trabajando en ello y entendiendo que cuando no quiere estar conmigo, no es que me rechace, sino que está eligiendo hacer otra cosas o pasar el tiempo con otra persona, mi percepción de esas situaciones cambió. Entonces pude darme perfectamente cuenta que se trata de sus necesidades, de su necesidad de maternaje, de su deseo de pasar más tiempo con mamá o que sea mamá la que en ese momento haga o la ayude con algo.

Y esto, cambia mucho la situación. Para empezar, puedo acompañar ese momento desde otro estado anímico, desde otras emociones. Al ser consciente de la necesidad y que mi hija está eligiendo (no rechazando), puedo satisfacer esa necesidad, favorecer el entorno y tomar decisiones para que todas las partes podamos sentirnos mejor con nuestras necesidades satisfechas.

Lo importante es descubrir por qué nos molesta ese aparente rechazo, tomar consciencia de ello para poder cambiarlo.

¿Y si en ese momento no puede ser?

Primero analicemos sinceramente qué quieren decir de verdad las palabras ‘no puede ser’. A veces, ocurre que nosotros también hemos elegido y no vemos otras opciones. En ocasiones, por imponer nuestro criterio, en ocasiones por organización preestablecida o por el motivo que sea.

Veamos también en qué manera interfiere su decisión con nuestras creencias y miedos. Me explico; lo que quiero decir es: tomamos una decisión, por ejemplo papá acuesta a la hija mientras mamá hace otra acción. Entonces la niña dice «que no, que mamá” y lo dice enérgicamente, enfadada…

¿Qué ocurre? Saltan nuestras alarmas, «¡Está consentida! ¿¡por qué tiene que tomar ella las decisiones!?» y entonces por miedo a que se salga con la suya, seguimos adelante con nuestra elección. Aun cuando no tengamos ningún motivo más para no satisfacer su necesidad.

¿Pero qué hay de sus necesidades? Aquí podríamos hablar también de las nuestras, por supuesto, pero…

¿Quién ha elegido como organizarse?

¿Podría hacerse de otro modo?

¿O es lo mismo que estamos viendo en nuestros hijos? Tomamos una decisión y hasta el final.

Ellos están también eligiendo, y quieren o necesitan a mamá (o a papá vaya) en ese momento..

¿Que podemos hacer?

Podemos replantearnos la cuestiones anteriores. Analicemos la situación,

¿Podemos atender a su necesidad y petición desesperada o realmente no podemos ahora?

Si no es posible ahora, siempre podemos verbalizar, acompañar, entender, nombrar, explicar la situación… pero sin juicio, teniendo en cuenta la necesidad de nuestra hija, sabiendo que no me está rechazando sino eligiendo

En esos momentos, pongamos el foco en EL MENSAJE que están recibiendo por nuestra parte. Con nuestra reacción podemos estar reprimiendo y juzgando su deseo, petición, necesidad.

Necesitamos cambiar esas reacciones para dar otro mensaje y así, dar herramientas para que puedan expresar lo que necesitan y lo que desean. Y para ello necesitan que nombremos nosotros lo que está ocurriendo y lo que está sintiendo nuestra hija.

Por ejemplo, “te entiendo, ahora lo que quieres es estar con mamá o que venga ella a jugar o a acompañarte a la dormir…”

Esto lo cambia todo. Quizá siga enfadada, quizá siga queriendo que venga mamá. No se lo neguemos, no le hagamos sentir mal por ello, es perfectamente normal.

Lo más importante que podemos hacer en ese momento es darle la herramienta de la empatía que es lo que requiere esa situación.

Recuerda que buscamos un aprendizaje a medio y largo plazo, no que hagan lo que queremos y deseamos ahora. Si les respetamos, si mostramos empatía con sus emociones y elecciones, si les entendemos y acompañamos, entonces podrán adquirir también esos valores y esas herramientas.

Poco a poco. Aún cuando nos parezca que nuestras hijas o hijos ya saben comunicarse bien, siguen siendo inmaduros para gestionar todas las situaciones de su día a día del modo en que nos gustaría.

Mirémonos a nosotros para ver que todo esto no tienen que ver con la edad, si no ¿por qué seguimos actuando nosotros de este modo también?

Los niños están más conectados a sus necesidades de lo que pensamos y pasamos todo el día interviniendo y forzando situaciones con las que hacemos que o bien se desconecten de ellas o bien tengan que manifestarlas enérgicamente a través de llantos, gritos o exigencias…


Si quieres subscribirte a nuestra lista de correo y estar al tanto de nuevas entrevistas, artículos, vídeos, puedes hacerlo aquí y recibirás de regalo el minicurso gratuito “Transforma tus Reacciones Automáticas”

Jose Ramón Fernández

Desaprendiz pedagógico at Desaprendiendo Para Aprender
Educador social con larga experiencia endiversos ámbitos educativos.
Considera el acompañamiento emocional el eje básico en cualquier proceso de aprendizaje.
Actualmente, es acompañante de un proyecto de educación libre en la naturaleza.

¿Quieres recibir en tu email nuestros nuevos post?

Déjanos tu nombre y tu email y no te pierdas ningún post!

Protección de datos

El responsable del tratamiento es CRISTINA MAGDALENA GUZMÁN ARIAS. La finalidad de la recogida de datos es la de poder atender sus cuestiones, sin ceder sus datos a terceros. Tiene derecho a saber qué información tenemos sobre usted, corregirla o eliminarla tal y como se explica en nuestra Política de Privacidad.

/*Pixel Active Campaign

Aprenderás 4 estrategias para decir

adiós a las luchas de poder con tus hijos

Deja tu nombre y tu email para registrarte en esta masterclass gratuita en directo

Protección de datos

El responsable del tratamiento es CRISTINA MAGDALENA GUZMÁN ARIAS. La finalidad de la recogida de datos es la de poder atender sus cuestiones, sin ceder sus datos a terceros. Tiene derecho a saber qué información tenemos sobre usted, corregirla o eliminarla tal y como se explica en nuestra Política de Privacidad.

Acceder ahora al minicurso gratuito

TRANSFORMA TUS REACCIONES AUTOMÁTICAS

15585

Protección de datos

El responsable del tratamiento es CRISTINA MAGDALENA GUZMÁN ARIAS. La finalidad de la recogida de datos es la de poder atender sus cuestiones, sin ceder sus datos a terceros. Tiene derecho a saber qué información tenemos sobre usted, corregirla o eliminarla tal y como se explica en nuestra Política de Privacidad.

Acceder ahora al minicurso gratuito

TRANSFORMA TUS REACCIONES AUTOMÁTICAS

15585

Protección de datos

El responsable del tratamiento es CRISTINA MAGDALENA GUZMÁN ARIAS. La finalidad de la recogida de datos es la de poder atender sus cuestiones, sin ceder sus datos a terceros. Tiene derecho a saber qué información tenemos sobre usted, corregirla o eliminarla tal y como se explica en nuestra Política de Privacidad.