fbpx
Emociones y rabieta
¿Por qué las rabietas y los berrinches forman parte de uno de los momentos más temidos de la crianza? 
Tanto es así, que a los dos años ha comenzado a llamárseles ‘los terribles 2” y es un tema más que frecuente en los grupos de crianza y educación.

¿Por qué nos preocupan tanto? ¿por qué nos dan tanto miedo? Y, sobre todo, ¿por qué nos creemos en poder de controlar y dirigir las emociones de nuestros hijos?

Vayamos comenzando a responder todas estas interrogantes.


La mayor preocupación es saber cómo evitar berrinches

Así de simple. Esta es una de las grandes claves que busca todo padre y toda madre pero … ¿qué nos lleva a querer evitarla?

Parece más que evidente que ver cómo nuestros hijos e hijas tienen rabietas descontroladas no es algo agradable. Cuando están llorando, gritando o pataleando, les vemos sufrir y nos gustaría poder calmar ese dolor. Nos gustaría que no tuvieran que pasar por eso, nos gustaría poder evitarles todo sufrir pese a que sepamos que eso es algo inevitable y que, muchas veces, tras un sufrimiento hay un crecimiento que va de la mano.

Lo hacemos sin darnos cuenta de que protegerles de la frustración, del dolor, de la rabia, de la tristeza… sería protegerlos de la vida, aislarlos, anestesiarlos ante su día a día.


Pero es que, además, queremos protegernos a nosotras mismas.

Esto último puede sonar raro, ¿verdad?

¿Protegernos de qué?

Pues… protegernos de que no despierten nuestras propias emociones que dormimos tiempo atrás.

Por mucho que tengamos claro cómo gestionar una rabieta, en esos momentos se nos remueve todo por dentro, y notamos aflorar sensaciones nada agradables. Este es el verdadero motivo que hace que, por lo general, reaccionemos automáticamente en los berrinches en lugar de actuar de una manera coherente y responsable.

¿La mejor pauta para gestionar rabietas?


Bajar la expectativas. Comprender que es normal que tu hijo tenga una rabieta. Comprender que no sabe expresar aún esas emociones de otra manera. 

A veces nos creemos que nuestros hijos ‘ya saben’ gestionar sus emociones de una manera calmada y serena porque hemos estado hablando con ellos al respecto y parecen entenderlo todo.

La diferencia está en que cuando les hablamos es su mente la que nos responde. Parece lógico eso de tratar de no tirar cosas ni hacer daño. Pero cuando están en pleno berrinche, no es su mente consciente la que actúa. Son sus emociones saliendo a galope todas juntas. Pura emoción, 0 razón.

Es verdaderamente útil comprender esto porque nos va ayudar a no frustrarnos, nos va a ayudar a comprender a nuestro hijo en lugar de juzgarlo, nos va a liberar de la presión de no estar sabiendo educarle.

¿Es más difícil gestionar las rabietas desde la crianza respetuosa?

Seguramente tengas a tu alrededor alguien que más de una vez te ha dado, directao indirectamente, algún consejo para terminar con las rabietas de tus hijos… y es muy probable que ese consejo tenga la forma de “un cachete a tiempo y se acabaron las tonterías”.

Aunque nos lo digan con otras palabras, este es el mensaje latente en la mente de muchas personas y por más que queramos educar desde otro punto de vista, esta frase la hemos recibido demasiadas veces como para que no nos afecte.

¿O o te has visto alguna vez, en plena rabieta o enfado de tu hijo, preguntándote si al final esto de la crianza respetuosa en realidad tiene sentido? ¿No te has pillado nunca pensando ‘tendría que educarle como todo el mundo, para que viera la diferencia’?

Yo reconozco que sí.

Cuando nosotras estamos en un momento emocionalmente intenso, no es el mejor momento para pensar. Los momentos en que estamos muy cansadas, con mucha hambre, con mucha prisa o preocupadas, son momentos en que toma el mando 100% nuestro subconsciente y en ese subconsciente no todo lo que encontramos es de nuestro agrado.

Nuestro subconsciente piensa muy diferente a nuestra mente consciente. Por eso es de vital importancia desaprender primero aquellas creencias que nos obstaculizan para poder actuar como en verdad deseamos.

¿Afronto las rabietas como lo haría una buenamadre?

¿Y eso cómo es? Pues según cual sea tu camino en la crianza tendrás una idea muy diferente de lo que es ser una buenamadre. 

Pero no sólo depende de tu modelo de crianza, sino del de aquellas personas que están presentes cuando tu hijo explota emocionalmente. Habrá quien piense que necesite mano dura y habrá quien piense que tienes que mantener la calma, bajar a su nivel, poner palabras a sus emociones y mostrar tu empatía…

Independientemente de uno u otro caso es muy probable que te sientas juzgada: ya sea por estar siendo demasiado blanda o por estar siendo demasiado dura. Nunca llueve a gusto de todos que dicen…

Y este es otro de los grandes motivos por los que nos molesta tanto que nuestros hijos tengan rabietas: porque nos deja en entredicho y nos pone en el blanco de miras y críticas. Y aquí tenemos que tener una gran autoestima y fortaleza emocional para que no nos afecte, aunque déjame decirte algo, entre tú y yo: quizás entonces no se trate tanto de tu hijo y sus rabietas, sino de mejorar nosotras nuestro amor propio y sanar nuestras propias emociones 😉

Escríbenos aquí debajo si te ha resultado útil o inspirador este post y cuál es el mensaje más importante que te llevas, ¡estaremos encantados de leerte y contestarte!

Mada Guzmán

Desaprendiz artística at Desaprendiendo Para Aprender
Tras años dedicada al teatro y la creación escénica, la crianza de mi hija me hizo replantearme infinidad de creencias que hasta el momento había aceptado como ciertas. Para poder llevar a cabo una crianza consciente necesité ir liberándome de todos esos patrones que me limitaban. Para ellos comencé a formarme, a leer mucho, co-crear diferentes proyectos de crianza y educación y sobre todo, comencé a hacer las cosas de otra manera. Hoy quiero compartir contigo mi experiencia porque sé que ver el camino de otras madres nos ayuda a encontrar el nuestro propio.

¿Quieres recibir en tu email nuestros nuevos post?

Déjanos tu nombre y tu email y no te pierdas ningún post!

Protección de datos

El responsable del tratamiento es CRISTINA MAGDALENA GUZMÁN ARIAS. La finalidad de la recogida de datos es la de poder atender sus cuestiones, sin ceder sus datos a terceros. Tiene derecho a saber qué información tenemos sobre usted, corregirla o eliminarla tal y como se explica en nuestra Política de Privacidad.

/*Pixel Active Campaign

Aprenderás 4 estrategias para decir

adiós a las luchas de poder con tus hijos

Deja tu nombre y tu email para registrarte en esta masterclass gratuita en directo

Protección de datos

El responsable del tratamiento es CRISTINA MAGDALENA GUZMÁN ARIAS. La finalidad de la recogida de datos es la de poder atender sus cuestiones, sin ceder sus datos a terceros. Tiene derecho a saber qué información tenemos sobre usted, corregirla o eliminarla tal y como se explica en nuestra Política de Privacidad.

Acceder ahora al minicurso gratuito

TRANSFORMA TUS REACCIONES AUTOMÁTICAS

15585

Protección de datos

El responsable del tratamiento es CRISTINA MAGDALENA GUZMÁN ARIAS. La finalidad de la recogida de datos es la de poder atender sus cuestiones, sin ceder sus datos a terceros. Tiene derecho a saber qué información tenemos sobre usted, corregirla o eliminarla tal y como se explica en nuestra Política de Privacidad.

Acceder ahora al minicurso gratuito

TRANSFORMA TUS REACCIONES AUTOMÁTICAS

15585

Protección de datos

El responsable del tratamiento es CRISTINA MAGDALENA GUZMÁN ARIAS. La finalidad de la recogida de datos es la de poder atender sus cuestiones, sin ceder sus datos a terceros. Tiene derecho a saber qué información tenemos sobre usted, corregirla o eliminarla tal y como se explica en nuestra Política de Privacidad.