fbpx

Elecciones conscientes

Ha pasado un tiempo desde la última entrada del blog. Por motivos personales hemos tomado la decisión de volver a España, quizás por un tiempo largo. Nunca se sabe, la intención sigue siendo viajar, conocer y educar en la vida. Aprender en el camino y compartir experiencias.

Por lo tanto, Desaprendiendo Para Aprender ha tomado un rumbo nuevo, comienza una nueva etapa, en un lugar nuevo aunque bien conocido. Ahora con una perspectiva diferente pues algunas cosas dentro de nosotrxs han cambiado. Nuestros mapas mentales ahora son más flexibles, nuestra mirada más abierta, y nuestra mochila va llena de nuevas experiencias.

Afrontamos un nuevo cambio, con mucha ilusión. Aunque es cierto que también con algo de miedo.

¿Miedo al cambio?

Los cambios casi siempre generan retos, tomas de decisiones y también incertidumbre y miedos. Miedos que pueden hacernos desistir o miedos que podemos ver como oportunidades para seguir creciendo.

Tenemos tanto miedo al cambio, que muchos nos aferramos a una serie de mecanismos de defensa para no cuestionar las creencias con las que hemos creado nuestra identidad.” (Borja Vilaseca)

Borja Vilaseca habla en su articulo El miedo al cambio de siete mecanismos de defensa que nos limitan al cambio. Durante este tiempo nos hemos enfrentado a varios de ellos, algunos están siempre; otros, aparecen y desaparecen.

El miedo, el autoengaño, la narcotización, la resignación, el victimismo, el cinismo o la pereza en muchas ocasiones ejercen un poder grande a la hora de tomar decisiones que generan un cambio.

¿Y de dónde nos vienen estos miedos?

No es difícil encontrarse con ellos, hemos sido educados viviéndolos y “mamándolos” en nuestra sociedad. Desde bien pequeños nos han mostrado el camino de la obediencia y de ser evaluados. Castigando al atrevido que crea. Enjuiciando al que busca respuestas diferentes o alternativas. Penalizando el error en lugar de facilitar nuevos caminos y aprender de ellos.

De este modo, aprendemos a no salirnos del camino, a buscar ser aceptados dentro de la media. Nos volvemos temerosos de innovar y probar. Nos asustan los cambios y las tomas de decisiones. Dejamos de luchar por nuestros sueños y nos volvemos conformistas. Nos entregamos a las ataduras. Y cómo no queremos asumirlo, buscamos culpables dentro o fuera.

Miedos y ataduras

Y así, dejamos que la vida pase por delante nuestra sin tomar verdaderamente las riendas, sin arriesgar, sin salirnos del camino establecido por nuestras creencias y sin tomar verdadera conciencia de lo que somos. Nos resistimos a cambiar buscando excusas y argumentos, refugiándonos en esos mecanismos de defensa.

Decidir conscientemente

Ahora bien, llega el momento de tomar las riendas. Muchas gente piensa “yo no puedo” o dicen “claro es que tu puedes porque….” pero en realidad todo es un cambio de creencias y pensamientos.

En no pocas ocasiones ponemos la mirada en lo que otros hacen. Buscamos personas a las que seguir y admirar. Espejos en los que mirarnos. Idolatramos lo que otras personas hacen, los cambios que realizan o las vidas que llevan. Y lo hacemos desde una perspectiva limitante. Solo miramos el punto en el que están, no vemos todo lo que implica su forma de vida, sus decisiones y sus cambios. Lo que han dejado atrás.

Voy a poner un ejemplo personal. Durante este tiempo atrás, en el que hemos viajado por España durante un año aproximadamente y por Chile casi otro, nos encontramos con muchas personas que nos han dicho cosas como:“Claro yo no puedo por que tengo una hipoteca” o “Yo también quisiera hacer algo así pero mi trabajo no me lo permite” o “Ojalá yo pudiese hacer tal cosa que llevo tiempo queriendo hacer pero…”

Lo que ocurre en estos casos, lo que podemos ver en estos ejemplos, en estas frases, es el miedo al cambio, el autoengaño y un montón de mecanismos más.

En realidad todos podemos. Lo que ocurre es que cuando ponemos la mirada en los otros, solo nos fijamos en el presente, en lo nuevo, en lo bonito, interesante o la facilidad con la que discurre su cambio o su decisión. Mientras que si miramos hacia dentro, hacia nosotrxs mismxs, miramos las dificultades, los cambios que hay que hacer, a lo que hay que renunciar, etc….

Duelos y encuentros

Hace días vimos por internet una frase que explicaba muy bien esto. No recordamos de quién era o si era anónima.

“Todo cambio implica un duelo y un encuentro. Sólo depende de si miras al pasado o al futuro.”

Y nos hizo darnos cuenta de ciertos detalles de nuestros procesos de elecciones conscientes en los últimos años. Cuando tomamos la decisión de irnos a viajar, muchas personas se vieron reflejadas en nuestro sueño. Nos animaban y nos decían que todo saldría bien. Les gustaban los ‘encuentros’ hacia los que caminábamos, sin darse cuenta de todos los duelos que dejábamos atrás.

Para realizar nuestro sueño y comenzar el cambio, decidimos hacer una gran tarea de toma de decisiones. Dejar atrás muchas cosas, renunciar o desprendernos de muchas otras, posponer otros sueños, poner prioridades a nuestras decisiones y sobre todo y lo más importante poner la mirada en el presente y en el futuro.

Duelos o encuentros

Como muestra la foto, durante mucho tiempo nuestros desayunos, comidas y cenas, eran así. Al aire libre, generalmente en sitios naturales. Adaptándonos en cada momento a las circunstancias. Nosotrxs vivimos aquello como una experiencia de la que disfrutamos. Pero esa posibilidad la tuvimos al decidir, entre otras cosas, que no vivíamos en una casa. Los días de lluvia, tampoco. Ni los días de frío. Ni los de mucho sol. Y eso era parte del proceso. En cada decisión por ‘pequeña’ que parezca tienen sus pros y sus contras. Y elegir, en cuáles de ellos nos fijamos es también una decisión 😉

Éste es un ejemplo pequeño, casi anecdótico pero obviamente ha habido cambios con implicaciones mucho mayores. A veces hemos dudado, claro está. Pero nunca hemos visto lo que dejábamos atrás como una pérdida o un sacrificio. En todo caso, hemos decido qué queríamos y hemos buscado las maneras de conseguirlo, aunque eso significara desapegarnos de muchas cosas materiales o personales. O incluso de ideas y creencias.

¿Qué es lo que realmente queremos y qué experiencias son las que queremos vivir ahora?

Hemos de valorar también, cuál es el precio que estoy dispuesto a pagar por el cambio. Y esto, toda persona puede hacerlo. Muchas nos decían que ellas no podían hacer algo así, aunque les encantaría, bien por ataduras o bien por miedos o por su estilo de vida actual.

Necesitamos entender que ninguna decisión es gratis, ¡para nadie! Y decidimos constantemente, lo creamos o no. Todo cambio implica tomar decisiones,  pero no cambiar es también una decisión. Y tanto las que tomamos conscientemente, como las que no, tienen consecuencias.

El problema es que casi siempre miramos qué es lo que perdemos, y le ponemos más intensidad a esos pensamientos. Nos aferramos a lo conocido por miedo al cambio. Por miedo a equivocarnos.

Sin embargo, si hay algo cierto, es que cuando hacemos algo con el corazón es imposible equivocarse. Cuando perseguimos nuestros sueños, solo puede pasar una cosas y es… que todo nos enriquece. Pase lo que pase, las experiencias que vivimos nos ayudan a crecer, madurar y aprender.

Decidamos poner el foco en el encuentro hacia el futuro, estando presentes en el presente y agradeciendo lo pasado por traernos hasta aquí.

“Para empezar a vivir nuestra propia vida, el cambio, es sin duda, nuestro mejor aliado” (Borja Vilaseca)

Jose R. Fernández y Mada Guzmán
Síguenos

Define tu objetivo en la crianza para este 2020 y adquiere las herramientas para llevarlo a cabo

Deja tu nombre y tu email para registrarte en esta masterclass gratuita en directo

Protección de datos

El responsable del tratamiento es CRISTINA MAGDALENA GUZMÁN ARIAS. La finalidad de la recogida de datos es la de poder atender sus cuestiones, sin ceder sus datos a terceros. Tiene derecho a saber qué información tenemos sobre usted, corregirla o eliminarla tal y como se explica en nuestra Política de Privacidad.

Aprenderás 4 estrategias para decir

adiós a las luchas de poder con tus hijos

Deja tu nombre y tu email para registrarte en esta masterclass gratuita en directo

Protección de datos

El responsable del tratamiento es CRISTINA MAGDALENA GUZMÁN ARIAS. La finalidad de la recogida de datos es la de poder atender sus cuestiones, sin ceder sus datos a terceros. Tiene derecho a saber qué información tenemos sobre usted, corregirla o eliminarla tal y como se explica en nuestra Política de Privacidad.

Aprenderás 4 estrategias para decir

adiós a las luchas de poder con tus hijos

Deja tu nombre y tu email para registrarte en esta masterclass gratuita en directo

Protección de datos

El responsable del tratamiento es CRISTINA MAGDALENA GUZMÁN ARIAS. La finalidad de la recogida de datos es la de poder atender sus cuestiones, sin ceder sus datos a terceros. Tiene derecho a saber qué información tenemos sobre usted, corregirla o eliminarla tal y como se explica en nuestra Política de Privacidad.