¿Tú también has sentido esto antes de irte a dormir?

Reflexiones de una madre antes de dormir

Te voy a contar algo que me sucede a veces y me gustaría que me dijeras si a ti también te pasa. La verdad que es algo que nunca lo he hablado con nadie porque me sucede al final del día cuando ya estoy cansada y me voy a la cama y al día siguiente, ya no lo tengo presente.
Te cuento: ¿te ha pasado alguna vez que pasas el día como acelerada, con la tensión y falta de presencia derivado de ello, como si todo el día fuera una carrera maratoniana desde que tus hijos se levantan hasta que por fin, están ya durmiendo en la cama? ¿Has tenido alguna vez esa sensación de ‘uf, ya está’? Bien, pues de lo que me he dado cuenta es que cuando me pasa eso, y les veo dormidos, relajados, tranquilos, con esa cara ensanchada por la relajación, recuerdo todos los momentos en que he estado tensa con ellos y no le veo el sentido. Pienso en cada momento que he tenido prisa y he querido que fueran más rápido, cada vez que me ha molestado un grito, una respuesta, cada vez que me ha fastidiado tener que limpiar algo que se acaba de caer…. En definitiva, pienso en cada pequeño momento en que he deseado que las cosas fueran distintas a cómo estaban sucediendo. Y no le veo el sentido.


Les veo tumbaditos, dormidos, relajados y puedo conectar con ese ser puro que está en contínuo desarrollo y que lo que necesita es amor incondicional, acompañamiento sin juicios, comprensión, guía… Y entonces veo que cada pequeño conflicto en el día no merecía ser vivido desde la tensión sino, como siempre, como todo, desde el amor.


Seguro que a más de uno y una esta situación os resulta familiar y os ha pasado alguna vez, como a mí. Y, si es así, te invito a no vivirla desde la culpa sino desde la responsabilidad. Realmente somos capaces de sentir esto porque somos capaces de conectar con nuestros hijos y nos damos cuenta cuando nos alejamos de ello. Sólo necesitamos asumir aquello que no hicimos como queríamos y aquello que podemos hacer de otra manera. Porque hay una maravillosa noticia en todo esto y es que, si estás leyendo esto ahora, es porque, al igual que a mí, la vida te ha regalado cada día una oportunidad nueva de empezar de cero, de hacer las cosas como realmente deseas.


Y en una de estas reflexiones, una noche, de repente me di cuenta de que, al final, cada noche muere un día. Cada nuevo despertar comienza una vida nueva. Y esto no deja de ser una analogía de nuestra propia vida y muerte. Cada día cerramos los ojos sin saber si los volveremos a abrir, y cada mañana que los abrimos no sabemos cuándo los volveremos a cerrar.

Puedo permitirme tener esta sensación algún día porque me sirve de alarma, de guía para darme cuenta de que me he ido desconectando de la presencia, del aquí y ahora, del ser de mis hijos. Pero decido no tener esta sensación sobre mi vida cuando ya haya llegado al final. No quiero, moribunda, darme cuenta de que todas las tensiones, conflictos, enfados, etc que he experimentado no tenían sentido ni importancia. No quiero darme cuenta tarde de que podía haber convertido los conflictos en aprendizajes, los contratiempos en experiencias, las diferencias en conexión. Y para ello decido comprometerme, cada día, a vivirlo de tal manera que no necesite arrepentirme de nada antes de acostarme.

Un año nuevo es también un ciclo nuevo, una invitación a hacer borrón y cuenta nueva, a cambiar aquello que queramos. Así que éste es mi compromiso hoy como madre, a 5 de enero de 2019, mi propósito de año nuevo en la crianza, mi autorregalo de reyes: VIVIR CADA DÍA LA CRIANZA DE MIS HIJOS DE MODO QUE NO NECESITE ARREPENTIRME DE NADA ANTES DE ACOSTARME.

Y por supuesto que cometeré errores. Los errores son parte del camino, del aprendizaje y gracias a ellos, puedo tomar hoy esta decisión 😉

¿Te ha resultado familiar la situación? ¿A ti también te ha pasado alguna vez darte cuenta por la noche de todo lo que realmente no querías haber hecho con tus hijos? Me encantaría que me lo compartieras en comentarios. ¡GRACIAS!

Puedes dejarnos tus impresiones en los comentarios, estaremos encantados de leerte y contestarte.
Si quieres recibir en tu e-mail todos los vídeos, artículos y contenido que vamos creando en relación a la crianza y educación consciente, no dudes en subscribirte aquí. Además recibirás de regalo la videoguía “Cómo Gestionar los Conflictos con Nuestros Hijos Sin Gritos, Amenazas ni Castigos”.
Y si te ha resultado interesante este contenido, no dudes en compartirlo 😉 ¡Gracias!

Mada Guzmán

Desaprendiz artística at Desaprendiendo Para Aprender
Tras años dedicada al teatro y la creación escénica, la crianza de mi hija me hizo replantearme infinidad de creencias que hasta el momento había aceptado como ciertas. Para poder llevar a cabo una crianza consciente necesité ir liberándome de todos esos patrones que me limitaban. Para ellos comencé a formarme, a leer mucho, co-crear diferentes proyectos de crianza y educación y sobre todo, comencé a hacer las cosas de otra manera. Hoy quiero compartir contigo mi experiencia porque sé que ver el camino de otras madres nos ayuda a encontrar el nuestro propio.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 ideas sobre “¿Tú también has sentido esto antes de irte a dormir?”