¿Quieres conocernos un poco mejor?

Desaprendiendo Para Aprender, somos, ante todo, Mada y Jose.

    Antes de que naciera nuestra hija, teníamos ciertas ideas de cómo iban a ser algunas cosas. Lo sabíamos por inercia. Creíamos que iría a tal cole, o que le haríamos papillas, o que dormiría en su cuna. Pero cuando Gabriela nació, empezamos a plantearnos qué queríamos y nos dimos cuenta de que tantas decisiones que tomamos en nuestra vida no son conscientes sino que simplemente se toman siguiendo un patrón preestablecido y preaprehendido.

Pasamos muchas noches que se hacían madrugadas en el suelo del pasillo hablando de nuestros sueños y escribiéndolos. Y mientras tanto íbamos formándonos en acompañamiento emocional, crianza consciente, etc, y cocreando aquellos espacios o entornos que íbamos necesitando para nuestro crecimiento y el de nuestra hija. Entre ellos una asociación de crianza con apego y educación libre y un grupo de juego libre en la naturaleza.

En este tiempo vivenciamos realmente que aunque tengamos unas ideas determinadas, muchas veces, las microacciones del día a día, las contradicen de pleno. Tras un proceso propio de desaprendizaje de muchas de nuestras rutinas, hábitos, creencias, miedos, fuimos dándonos cuenta de que estas microacciones contradictorias vienen de creencias y convicciones que tenemos a nivel subconsciente.

Contradicciones pequeñas y huidizas y contradicciones que gritan a pleno pulmón. Contradicciones como querer que nuestra hija se desarrollara en la mayor libertad posible y a la vez sentirnos dentro de una trampa por una situación laboral que no nos satisfacía en absoluto. 

   Así que un día de 2015 tomamos la decisión de dejar aquello que no nos gustaba de nuestra vida y comenzar un nuevo camino, un viaje por tiempo indefinido en el que hacer aquello que realmente nos hiciera felices. Al día siguiente, me encontré una mariquita en la playa y estuvo más de media hora en mi mano. Nunca me había pasado algo así. Sentí la paz de saber que todo iba a ir bien. Desde entonces, las mariquitas han ido apareciendo por nuestro camino haciéndonos sentir que estábamos en cada momento en el lugar adecuado. Por eso, en nuestro logo, nuestra estrella polar es una mariquita, guiándonos el camino para seguir desaprendiendo.

   Durante dos año viajamos por España, Francia y Chile, conociendo proyectos educativos, intercambiando experiencias y aprendizajes con otras familias, colaborando en distintos proyectos, viviendo relaciones preciosas, sintiéndonos realmente presentes. 

 Cuando salimos de nuestra casa, en mayo de 2015, para iniciar ese viaje, decíamos que íbamos camino a Peumayen (lugar soñado en lengua mapuche). En el camino que nos llevaba, en Chile, a la que fue nuestra casa durante 6 meses, 500 metros antes, había unas cabañas que se llaman Peumayen. ¿No suena a casualidad, verdad?

  Ahora estamos de nuevo en España, en Asturias, donde volvimos a que naciera Lihuén, nuestro segundo hijo. Seguimos cumpliendo sueños: el parto en casa, vivir en un pueblo, trabajar en un proyecto de aprendizaje autónomo en el que también participa nuestra hija… Y por fin, sentimos el tiempo y la energía de recoger todas nuestras experiencias y ponerlas a tu disposición para ayudarte o inspirarte. Por fin, sentimos que llego el tiempo de compartir, de ayudar, de ser generosos. Nuestra meta es empoderar a las familias para que puedan llevar a cabo una educación y crianza conscientes y mejorar así la relación comunicación y conexión con los hijos e hijas.

¿Te unes a desaprender con nosotros?