fbpx
Hace unos meses, antes de volvernos de Chile, tuvimos la oportunidad de participar en un taller con Noemi Paymal, y de ahí le propusimos esta entrevista que, por fin, compartimos contigo. Así, con esta entrevista inauguramos una nueva sección del blog en la que queremos poder acercaros ciertos proyectos y personas que nos inspiran con su hacer en el día a día.
Hola Noemi. Buscando por la red podemos encontrar mucha información sobre tí, pero cuéntanos, en primera persona ¿quién es Noemi Paymal?
Entrevista Noemi Paymal

Foto «Projeto Perfil» (http://projetoperfil.com.br)

Noemi Paymal no es nada más que una persona que quiere ver a los niños felices, una persona que quiere dar una educación a la altura de los niños, a la altura de la nueva sociedad que creamos con ella, a la altura de lo que es un ser humano con su corazón y con sus sueños.

De profesión soy antropóloga y eso me ayudó a poder observar, escuchar y entender en un nivel más profundo a los niños.

Y nada más, Noemi Paymal es una gran soñadora y es muy activa. Es una perfecta combinación. Y más que todo me gusta trabajar en equipo, porque creo en la gente, creo en los papás, creo en los profesores, creo en los niños, creo en los jóvenes, creo en los bebés y en los porvenir.

Ya que te consideras una persona soñadora ¿Cuál es hoy por hoy tu sueño? ¿Qué sueñas para la educación?

Sueño que todos los niños y niñas del mundo estén felices y puedan co-construir eficazmente sus propios sueños y re-construir así una nueva sociedad.

Mi visión, lo que yo veo, es mucho protagonismo de los niños, más y más… Lo veo, no es utopía, es real. Yo veo que sí dejamos a los niños desarrollarse, volar, veo una educación muy brillante. Y no solamente a nivel académico. Ahora, hay mucho trabajo, sí, con los adultos.

Veo también un proceso donde se va a regresar a un lugar mucho más humano y más emocional. Regresar a algo 100% humano, de escucha.

No veo algo tan complicado, porque hay técnicas de cómo aprender muy rápidas, por ejemplo…Y eso está bien, pero no es sólo eso la futura educación, no es de tanta ficción. Es de mucho corazón, mucho amor, mucha escucha, una sencillez extraordinaria, a la par de un nivel científico técnico muy alto. Y yo sé que lo vamos a lograr.

Tu sueño entonces sería lograr ese cambio, ese camino

Sí, hay que saber dar pasos constantemente. Somos hormigas, somos millones de hormigas. ¡Pero que se logra, se logra!

Porque es una necesidad, es una luz que se recupera en los ojos, es un corazón que se llena otra vez, es una vocacion que se renueva nuevamente. Y eso lo veo y lo veo todos los días. No es utopía, es real, porque el ser humano es lo que quiere. El corazón del ser humano quiere eso.

Pedagooogía 3000 ya lleva un camino, ya es un hecho, pero cuéntanos por favor ¿cómo surgió la idea? ¿cuál fue el comienzo? ¿qué circunstancias viviste o de qué cosas te diste cuenta para iniciar todo este movimiento?

Sí, el detonador de todo fueron los niños, empezando por los míos. En esa época yo vivía en Ecuador, con mis propios hijos y veía como niños brillantes, superinteligentes, chocaban con la escuela ¿por qué niños tan brillantes o que tienen como dones chocaban con la escuela? Aquí fue el punto de partida.

Como se dice, la necesidad es madre de los cambios. Y obviamente la primera cosa que chocaba con los niños era el sistema educativo y por tanto había que ayudar. Y desde la antropología yo me pasé a la educación.

La base de todo fue la necesidad como mamá y como ser humano y eso, la verdad que es un motor increíble y lo veo constantemente.

Hay muchos de niños de 6, 7 años que dicen “ya tomé mi decisión, quiero dejar de ir a la escuela” y ¿qué haces tú como papá, como mamá, como ciudadano?

Es la mejor oportunidad que tiene la sociedad ahora de dar un gran salto hacia delante, el famoso salto cuántico. El sistema educativo es el disparador, el que da el puntapié para abrir. Ayudamos a los niños, y abrimos una conciencia en los seres humanos. Todo eso a la vez.

Hablas siempre de los niños de hoy, de los niños de este siglo. Como un cambio que los propios niños y las propias niñas han dado. ¿Qué caracterísitcas diferentes tienen a cuando éramos niños y niñas nosotros?

Sí, es un cambio que está avalado por pediatras y antropólogos. Hay cambios muy significativos y masivos. Hablamos de la mayoría de los niños de cualquier cultura, de cualquier país del mundo. Desde activación del hemisferio derecho, activación del lóbulo frontal, el sistema intuitivo mucho más alto, el sistema emocional, la inteligencia emocional más alta, manera de contestar más veloz, pensamiento lateral, creatividad… Son niños que te van a decir si algo no es congruente. Niños que te van a retar también.

Ahora hay también cambios a nivel de percepción emocional, percepción física, percepción psíquica y eso es una velocidad de cambio que dicen los antropólogos y los sociólogos que nunca se ha visto hasta ahora. Y eso lo hace hasta histórico y es apasionante.

En resumen, su manera de aprender es:

  1. Autodidacta y auto-desarrollada.

  2. Asociada a una alta sensibilidad

  3. Ligada a una Inteligencia Emocional supra-desarrollada,

  4. Relacionada a la utilización extensa de su hemisferio cerebral derecho

  5. Relacionada a veces con talentos psíquicos,

  6. Ligada a pautas de aprendizaje diversificadas,

¿Cuáles son los aspectos más importantes de la educación hoy día atendiendo a las características de los niños/as actuales que comentas?

Básicamente seguir el esquema de la Escuela de los 7 Pétalos

Comentas en tu libro “La escuela de los 7 pétalos”, que la escuela de hoy día tiene que ser una escuela integrada en la sociedad, que apoye la vida social, barrial o comunal y viceversa. Se trata de educar en, por y para la vida… ¿Es entonces necesario crear una escuela para ello? ¿Qué opinas de corrientes educativas como el homeschooling o el unscholing? ¿Es aplicable la idea de Pedagooogía 3000?

Siiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii. Todo es valido. Todo aporta algo. Nosotros damos la bienvenida a todas las nuevas búsquedas. No hay un sistema perfecto. Todo va evolucionando. Todos aportamos un grano de arena.

Hoy en día en muchos países existe la creencia bastante generalizada de que el sistema educativo no funciona. ¿Qué crees que detiene a la gente a entrar en esta nueva forma de entender la educación y por tanto la vida?

Hábito, miedo, no salir de la zona de confort. Manipulación. Pero todo eso está cambiando… ¡por necesidad!

Con todo esto, no se trata de convencer a nadie…

Definitivamente. Los cambios “caen” por su propio peso. Los cambios son UNA frecuencia. Los cambios son de adentro hacia afuera; de abajo hacia arriba. Muy fácil.

Ahora bien, ¿Qué podemos hacer para que las personas, la sociedad, los gobernantes, etc, tomen conciencia del cambio necesario en el sistema educativo? ¿Cómo llevarlo a cabo?

Trabajando con empatía a todos los niveles: medios de comunicación, redes sociales, padres, profesores, sistema, niños y jóvenes.

Hay muchas familias y proyectos que ya han tomado conciencia y desean sumarse a este cambio pero sienten miedo. Hay, de fondo, una falta de confianza en las capacidades innatas de los niños y niñas. ¿Qué mensaje le darías a estas familias, profesionales, etc… que quieren cambiar y el miedo les bloquea?

Primero confiar en uno mismo. Sonreír y ser alegre, los niños y niñas lo están haciendo. Son fuertes.

¿Y cómo hacer para escuchar ese ritmo, necesidades e intereses de cada niño, en una clase con tantos alumnos como hay en el sistema escolar? ¿o cuando son intereses opuestos y son tus hijos?

Hay que ser hábil, contar con los mismos niños. Por ej.: Hacer islas, trabajos en grupo, auto-investigación, dar exposiciones (niños y jóvenes). Hay que buscar la manera de hacer esta transición con calma, paz y elegancia interior… Nuevamente es una frecuencia.

Durante este proceso, durante este tiempo… ¿cuáles han sido tus mayores desaprendizajes a nivel pedagógico?

Hablar menos, escuchar más. Y mantener una frecuencia alta.

Para acabar, ¿qué mensaje o reflexión final te gustaría regalar a las personas que escuchen o lean esta entrevista?

Que lo disfruten.

Muchas gracias nuevamente Noemi.

A ti

Síguenos

Jose R. Fernández y Mada Guzmán

Un día de 2015 tomamos la decisión de dejar aquello que no nos gustaba de nuestra vida y comenzar a viajar, de manera indefinida, con nuestra hija. Desde entonces hemos conocido, colaborado y aprendido en distintos proyectos educativos que comparten metodologías respetuosas con el aprendizaje. Después de un tiempo asentadxs en el sur de Chile, volvemos temporalmente al norte de España, sin olvidar el carácter itinerante de este proyecto que nos llevara sin duda a volver a caminar.
Jose R. Fernández y Mada Guzmán
Síguenos